miércoles, 4 de mayo de 2011

El blanco en vos.

Siempre digo lo mismo.
¡Qué bien te queda el blanco!

Un vestido blanco,
ropa interior blanca,
aros blancos,
medias 3/4 blancas,
toalla blanca
envolviendo tu cuerpo de reina abeja.

¡Mi cuerpito de reina abeja!
repetís delante del espejo
con pose de Marilyn Monroe.

Hoy a la mañana,
remera larga y estirada,
blanca por supuesto.
Luego
tus piernas delgadas y doradas.

A pesar de no tener apetito me senté
y el desayuno fue pura excusa,
¡sólo te faltaban las alas!
salí a la calle tan inspirado…

De camino al trabajo
sólo pensaba y dibujaba en mi mente.
Remera blanca,
taza blanca,
sorbitos de té.

El blanco,
grandioso en vos.

Será tu pelo suelto negro,
ojos café,
brazos finos, siempre brillantes.

Siempre te digo lo mismo y no crees.
"BA-BO-SO" decís con toda la boca.
A todas le dirás lo mismo,
a una le asignás el rojo,
a otra el negro,
a mi me tocó el blanco.

Anoche te levantaste de la cama con frecuencia.
Te paseaste con el culote blanco
buscando objetos innecesarios,
caminando como un gran felino al acecho.

No pude ver la expresión de tus ojos, pero sé
por como se movía tu espalda desnuda,
que querías que haga un comentario
sobre tu nuevo culotte blanco.
Publicar un comentario