domingo, 15 de mayo de 2011

La clínica.

La clínica tenía un costo elevado, demasiado elevado, pero quienes lo pagaban decían que poder elegir el color de la bata no tiene precio. "Trabajé toda mi vida para morir con la misma bata que aquel sucio infeliz..." me dice uno mientras señala algunos detalles bordó en su bata azul marino.
Publicar un comentario