martes, 14 de junio de 2011

Mañana del 14.

De las siete de la matina que suena y suena el despertador. No cumple su misión. 9:30, recién, digo arriba. Pensaba estudiar antes del laburo, pero uff... esas dos horas de más en la cama fueron orgásmicas. Ahora preparo café, busco ropa limpia, le doy de comer al perro, me lavo la cara, todo así, intensamente. Hasta que más o menos me siento tranquilo, estable, entonces miro el reloj de la computadora y veo que me sobran unos minutos, estudio?, no, tipeo la dirección de un blog y a leer algo de poesía.
Publicar un comentario