jueves, 13 de octubre de 2011

Basta.

Tengo que seguir anteponiendo el cerebro al corazón cada vez que te veo. Ya no quiero combatir más en esta guerra que no mata, sólo causa heridas, soledad y desesperanza.
Publicar un comentario