martes, 4 de octubre de 2011

Guiño al alma.


Cada vez que me siento derrotado
y las ganas de caer del mundo
son profundas y verdaderas
pienso en Cartagena de Indias.

Y así,
de a poquito respiro, suspiro y subo.

Publicar un comentario