jueves, 7 de febrero de 2013

deNADA.

Y nos quedamos varios minutos viendo a los aviones aterrizar
mientras la noche caía silenciosa
solo interrumpida
por los motores de los pájaros mecánicos.
Publicar un comentario