sábado, 2 de marzo de 2013

pipa paz.

Sonaba Atom heart Mother de Pink Floyd y la habitación estaba a oscuras. Alcancé con mi mano su cara y la acerqué a la mía, tomé su boca y la besé lento, olía a vodka con naranja, a LI-BER-TAD.

-Hacemos un trato? (me dijo)
-Cuál? (mi mano recorría su espalda por debajo de su musculosa blanca y caía en su cintura)
-Firmemos la paz (sus manos abrieron la cartera y revolvieron ansiosamente). Cómo los indios, dijo y sacó la pipa de la cartera.

Mi boca no pronuncio palabra solo cayó entre sus piernas, mientras mi mano (la que antes investigaba su espalda) alcanzó un encendedor que fue rápidamente bien recibido.

Publicar un comentario