martes, 2 de abril de 2013

Mariposa.


La mariposa estaba posada sobre el parabrisas de la kombi, perfectamente inmóvil; Como el conductor que no lograba centrar su atención nuevamente en la ruta. Segundos antes había bajado bruscamente la velocidad para detenerse en la banquina a hacer lo mismo que yo, observar y admirar esa mariposa increíble.
Cuatro ojos la recorrían de norte a sur, de este a oeste. Las miradas se volvían manos delicadas que dibujaban círculos sobre sus alas azules, violetas y verdes. Su tamaño era superior en un 1000% a cualquier otra mariposa, podía compararse por su longitud con una gran paloma, aunque su peso –parecía- ser el de una mariposa común y corriente.
Vaya uno a saber cuánto tiempo transcurrimos en silencio e inmovilidad total los tres, sólo el sol, más allá, se movía, cada vez más altivo en el cielo celeste.
De pronto hablo el conductor y su voz sonó como un trueno en medio de una noche desolada.

-La voy a agarrar, dijo.
-Dejala libre contesté, no ves que eso es parte de su belleza?
-Al carajo, yo la vi primero, retrucó.
-Dejemos que ella elija, propuse.
El conductor asintió de mala gana levantando sus hombros. Un minuto después la mariposa desplegó sus alas azules, violetas y verdes y se marchó por la ventana, dejando en el aire el aroma a libertad.
Publicar un comentario