lunes, 8 de agosto de 2011

Mudita en el rincón.

¡Qué solita y triste quedó
mi guitarra!
¡Qué calladita quedó!
en el rincón, en la cama, en mis manos
¡Qué inútil quedó!
sin tus armonías,
sin tus pequeñas manos.
Publicar un comentario