lunes, 18 de julio de 2011

Boceto de un poema largo. (Versión beta)

Boceto de un poema largo. (Versión beta)

A veces me canso de mi cara,
de las catorce cuadras al trabajo,
de volver siempre en un colectivo rojo.
Me canso de que los goles se hagan en los arcos
y no en, supongamos, la segunda bandeja.
Qué los números sean diez también me cansa!,
por qué después lo demás es pura combinación.
Me canso que siempre llueva desde arriba,
y no de abajo, no del costado,
al menos, que se yo,
peces en vez de agua.
A veces me canso de tus ojos y te reclamo:
Podrías tener dos teles ahí o dos bolitas,
esas de muchas colores, vos lloras, y obvio, lloras
y también me cansa que no llores camiones o notas musicales,
que delicioso sería, vos llorando un do, un do sostenido,
entonces te haría llorar por cualquier motivo
y a más llanto mejores melodías o colisiones de película.
Me canso del ciclo vicioso que es la vida,
un amanecer en fucsia, levantarse con las manos,
trabajar en la cama, domir o tener sexo en la oficina.
Aunque esto último le sucede a muchos, a menudo.
A veces me canso de los que me rodean
y sus trabajos y sus autos y sus negocios,
desearía verlos llegar a todos ebrios, desnudos, con guitarras
y panderetas, cantando all you need is love.
Que los días tengan veinticuatro horas me cansa!
No se, al domingo lo haría de doce, ponele, al jueves
de treinta y dos. Tendría un cuaderno con un debe y haber
para las horas. Sería más justo, más armonioso.
Y podría vender las horas que me sobran,
comprar las que me faltan, regalarlas, ahorrarlas.
Me canso practicamente de ser yo,
para que te des una idea, ya estoy cansado de escribir
este poema, me pesa, es como una astillita de crital,
en si, el ejercicio de escribir es caminar sobre cristales,
salir ileso es imposible,
quizás,
tiene algo de sadomasoquismo, un cocktail
de sangre, lágrimas y semen,
para preguntarle a mi psiquiatra, sin dudas.
Me cansa, en si, más que cansarme, me enloquece
saber que mi cuerpo es tan complejo,
lo imagino como una fábrica de Ford o Toyota
nada más que sin operarios, y sí,
me da mucho miedo cargar con semejante
infraestructura y menos mal que superé
lo de los hombrecitos pequeños dentro mío.
Me cansa que me canse todo esto, pero lo que más,
más, más me cansa, es no hacer nada, simplemente
acostarme a dormir.

Publicar un comentario