lunes, 5 de septiembre de 2011

Hacer o no hacer? Esa es la cuestión.

Algunos se conforman con amores tibios, bien establecidos, bien llevados, remos gigantes. Yo en cambio salté del bote. No sé si hice bien o hice mal, pero hice. Y ahí, básicamente, radica la diferencia.
Publicar un comentario