domingo, 24 de abril de 2011

23/04/11

Detrás de las copas, tus ojos.
Muevo un poco la cabeza,
a la izquierda, hacia abajo,
esquivo una botella de Cabernet
solitaria, dos copas a medio tomar.
Tus ojos.
Tus ojos, lejanos y silenciosos.
Los miro sin objetos obstaculizando,
camino libre, directo,
a esos ojos que nunca pude definir.
Los miro a través de una copa repleta,
se tiñen bordó, se alejan.
Creo que todos notan que juego al oculista
menos tus ojos, bordos, negros, marrones,
indefinibles.
Publicar un comentario