miércoles, 27 de abril de 2011

Tengo.

Tengo.
Un par de temores ridículos,
unos tresientos mangos ahorrados,
dos guitarras, una prestada,
la otra robada.
Una mesita de luz cerca de la cama
donde mi mano busca a oscuras
soluciones momentaneas.
Publicar un comentario