martes, 19 de abril de 2011

Jaqueca.

Y un día te adaptas a la jaqueca y parece normal que te duela medio marote y que una bomba no deje de latir en la sien. Caminas al trabajo sabiendo que tu suceptibilidad es tan fina como la delgada línea roja. El conclicto es inevitable, decís.
Publicar un comentario