viernes, 4 de marzo de 2011

Triángulo.

A algunos les da mucho placer eso de atender mujeres ajenas. Lo disfrutan al máximo. Yo lo sufro intensamente. Soy tan boludo que no puedo dejar de pensar en mi socio. ¿Cómo se sentirá? ¿Será buen tipo? Paso la noche boca arriba tejiendo hipótesis, mientras su chica se duerme sobre mi pecho y mi mano se hunde en su pelo.
Publicar un comentario