viernes, 4 de marzo de 2011

Tu nombre.

Cuando leo tu nombre en un papel, pantalla, díario, lo que sea, siento un escalofrío recorriendo mi cuerpo entero. Es ahí, donde me doy cuenta que estoy hasta las manos. Y que voy a sufrir, obvio.
Publicar un comentario