sábado, 12 de febrero de 2011

28 años sin el manipulador de palabras.



"Un cronopio es una flor , dos es un jardín"





Julio llegó a mi vida allá por el año 2000. Si no recuerdo mal estaba enamorado de una chica al menos 5 años mayor y el puente más viable que vi para llegar a ella se llamaba Julio Cortázar, hasta ahí, un nombre nada más.


Así llegó el capítulo 7 de Rayuela, más tarde intenté y logré? leer Rayuela con 15 años. No sé que entendía y que no, pero lo devoraba de día, de noche, en el baño, bajo una tibia luz por la madrugada. Tal vez lo único que recuerdo es que Cortázar cambió el tonto prototipo de escritor que tenía en mi mente. Luego de terminar Rayuela quería ser escritor. También quería a La Maga y a París y al Jazz, pero eso era secundario. Luego vendría Bestiario, Historia de cronopios y famas, Un tal Lucas, entre otros.


El jazzero, el amante del box, el viajante, el utópico, el romántico, el alto y desgarbado, el dueño de las palabras, el tipo comprometido, el amante, el eterno cronopio.

Carta a Rocamadour (voz de Cortázar) http://www.youtube.com/watch?v=otZAeYSe97s

Publicar un comentario