viernes, 25 de febrero de 2011

Poemas viajeros Nº1

No existe la distancia.
Quizás, ahora miramos
la misma estrella,
bebemos un mismo vino
en copas no conectadas.

Desde la confortable Maimará
te pienso, y sabes,
que no hace falta nombrarte.
Esclavo soy de tus huesos,
de tus ojos negros.
Publicar un comentario