miércoles, 2 de febrero de 2011

Lo que deja el naufragio.

Te pienso como los marinos piensan
en tierra firme, burdeles, tragos y humos.



De madrugada también en esta habitación
se levanta viento y amenazan tormentas negras
y no hay Jonás que lanzar al agua,
no hay ballena, posterior vómito y leyenda que contar.

Te pienso como los marinos piensan
en noches estrelladas, aguas serenas, brújulas exactas.



Amo como el mar y cada tanto mato.
Ahogo.


Tu cuerpo exhausto en la húmeda arena.
Publicar un comentario