jueves, 3 de febrero de 2011

Gente que a veces golpea tu puerta.

_Nosotros ayudamos a la gente carenciada.

_ ¿Sí? Los felicito. ¿Y que hacen? Digo, ¿como proceden?

_Le acercamos la palabra de Dios para que no se sientan solos, desamparados. Le devolvemos la esperanza, básicamente.

_ ¡Que fantástico! ¿Y obtienen resultados?

_Mínimos. La gente no quiere oír.

_Supongo que la gente cuando tiene frío y hambre y le duelen los huesos de dormir en el cemento no tiene ganas de oír sobre dios.
¿Nunca pensaron en hacer el proceso al revés?

_¿A que te referís?

_ Un par de medias, ropa seca, comida caliente.

_Lo primero es la palabra de dios, hermano…
Publicar un comentario