miércoles, 2 de febrero de 2011

Oferta y demanda.

Pedía a gritos un complice,
yo sólo podía ofrecerle palabras baratas.
Pedía a gritos irse bien lejos
la chica lejana que vive detrás de mis ojos.
Publicar un comentario